Abril

30 nov. 2013

YO DONO, TU DONAS...y seguimos tan tranquilos


Dejando claro que no me gusta ser pobre tampoco me gusta que haya personas mucho mas pobres que yo.

Estamos en época de anuncios de Solidaridades cómodas y sobre todo baratas. Se trata de  que, cuando vayas al supermercado a comprar : Yogurt y leches especiales de dietas de moda,  pan sofisticado  que no engorda y otras muchas chorradas que te  puedes  costear, adquieras algún kilo de macarrones, cereales o azúcar para donarlo a la ONG  de turno para que se lo haga llegar a los pobres.
Y con este gesto, alguna llamada a los programas solidarios de las Tv, conseguidores de audiencias y participando  en una  “cena del hambre”  o desfile de moda solidario en algún enclave de lujo ya has cubierto tu cuota de solidaridad.
¡Para cuando una ONG  que nos espere a las puertas de los supermercados para increparnos  y nos pida más que las sobras, gestos solidarios de compartir no las sobras sino las diferencias!
La solidaridad no es donar las sobras para los que tienen menos. La solidaridad es implicarse en las tareas que eviten las diferencias.
La pobreza no es un accidente, es la consecuencia de la injusticia que permite que tú y yo tengamos mucho más que los otros.


.
 29 Noviembre 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario